PREHISTORIA

La edad más larga y antigua de la Prehistoria de los homínidos, se denomina Paleolítico. Se inició hace al menos 2.5 millones de años según indican los útiles líticos hallados en Omo y duró hasta cerca de los 10.000 años a.C. El modo de producción practicado fue la recogida de desechos, la caza, recolección o pesca, no disponiendo de plantas o animales domesticados. Los antropólogos están de acuerdo en afirmar, que parece existir una relación estrecha entre el surgimiento del homo sapiens y el despegue cultural.

Durante el Paleolítico inferior, se produce el paso de las industrias más antiguas de choppers oldavarienses y lascas de Omo a las industrias de bifaces y núcleos de tradición achelense. La industria achelense está asociada al Homo erectus europeo y africano y durante el Paleolítico Inferior, se perfeccionó la técnica de caza mayor, se construyeron refugios sencillos y se introdujo el uso controlado del fuego.

El Paleolítico Medio Musteriense, está relacionado con el hombre de Neandertal o bien al Homo sapiens arcaico. Gran parte de los útiles se fabricaron mediante técnicas de percusión suave y lascado, retoque y tallado. Aparecen las puntas de flechas y al final del período aparecen adornos personales, grabados decorativos, así como indicios de rituales de enterramiento.

El Paleolítico Superior se inicia hace unos 30.000 años y está vinculado al surgimiento del Homo sapiens sapiens. Aparecen los instrumentos de marfil, asta y hueso. Los útiles líticos se vuelven más especializados y la aguja, nos indica el uso de ropas de piel. Aumenta el uso de los adornos personales, figurillas, pinturas y símbolos. En Europa, los pueblos del Paleolítico Superior practicaban la caza mayor, habitando las praderas que se iban formando conforme se retiraban los últimos glaciares. Después del 10.000 a.C. la reforestación ayudada por la caza humana, destruyó la megafauna y eso produjo que el Mesolítico Europeo se caracterizara por culturas costeras, fluviales y adaptadas a los bosques, fabricándose útiles con microlitos. Aparece el perro domesticado y surgen muchos inventos básicos, adaptados a la explotación, sin embargo el modo de producción se mantuvo sobre la base de la caza, la recolección y la pesca.

La fecha de aparición del Homo sapiens sapiens no varía más que unos cuantos miles de años en las distintas regiones del mundo donde se desarrolló el proceso de sapientización. Algunos expertos opinan que evolucionó de otras formas más primitivas y otros consideran que el Homo sapiens sapiens fue una rama homínida que se fue imponiendo debido a su mejor adaptación, mientras que las otras especies se fueron extinguiendo. Sin embargo todos coinciden en que hace aproximadamente 35.000 años sólo sobrevivió en el mundo una especie de homínido y que desde el punto de vista biológico, toda la población humana actual procede de esta rama por lo que ningún grupo se puede considerar más o menos humano que otro.

Durante el Neolítico tuvieron lugar la domesticación de las plantas y animales y el desarrollo de los primeros modos de producción agrícola. Los cereales silvestres hicieron posible la vida sedentaria en poblados, 2.000 años antes que la domesticación. De la vida en los asentamientos sedentarios, aparece gradualmente la domesticación tanto de los cereales silvestres como de los animales salvajes atraídos por estos cereales. Esta revolución agrícola, trajo consigo una serie de beneficios adicionales en forma de mayor producción per cápita de proteínas e hidratos de carbono y sobre todo una estabilidad en la alimentación a lo largo de todo el año. Al aumentar la densidad de población y la vida sedentaria, la competencia por el acceso a las tierras de regadío y los bienes, intensificó la incidencia de la guerra, naciendo las primeras burocracias y la división de la sociedad en gobernantes y gobernados. El complejo neolítico de Oriente Medio se difundió entre el 8.500 y el 5.500 a.C. por toda Europa, aunque más lentamente, dado que las especies tuvieron que adaptarse al frío europeo. En el caso de China y el Sudeste asiático, se supone que tuvieron un origen independiente, aunque se produjo al mismo tiempo. Los primeros estudios para comprender la transición al Neolítico, se vivieron con la idea de que todos los cazadores y recolectores llevaban una vida desagradable y embrutecida, que transcurría en una búsqueda incesante y gris de caza y de alimentos. Sin embargo, los estudios más recientes indican que mantenían unos niveles altos de salud y nutrición y de mucho más tiempo libre que la mayoría de los pueblos agrícolas. Sin embargo esta abundancia, sólo se pudo mantener mediante una estricta limitación del tamaño de la población y siempre que las condiciones climáticas y ecológicas fueran favorables a la supervivencia y reproducción de las plantas y animales comestibles.

Museo del Juego © 2005-2013